Huevos. El consumo de huevos crudos no está recomendado durante el embarazo. Esto implica que no se pueden consumir productos que contengan huevo crudo (por ejemplo, el tiramisú) y aquellos de los que no tenemos garantía de que se hayan cocido bien (por ejemplo, productos de repostería con relleno hecho a partir de huevo o tortillas poco hechas).

La mozzarella de leche sin pasteurizar también debería evitarse durante el embarazo. Los productos elaborados a partir de leche no pasteurizada están correspondientemente identificados. Por tanto, si en la etiqueta no pone “leche no pasteurizada” significa que el producto no contiene leche sin pasteurizar. La mozzarella de leche pasteurizada sí puede consumirse durante el embarazo.

Quesos. Se recomienda renunciar a quesos grasos como el camembert, el brie y otros quesos creados a partir de leche sin pasteurizar como, por ejemplo, el queso feta. Sin embargo, sí que es beneficioso para la madre y el bebé consumir lácteos pasteurizados como por ejemplo, el queso emmental o gouda.

Embutidos. Los embutidos como el jamón ibérico, el lomo o el salchichón no se deben consumir durante el embarazo. Una deliciosa alternativa para los nueve meses de gestación es la mortadela italiana que sí está permitida.

Jamón serrano y carne cruda. Por precaución, el carpaccio o el jamón serrano y demás carne cruda deberían eliminarse de la dieta durante el embarazo. Como alternativa se recomiendan el jamón cocido o el pavo.

Alcohol. ¡El consumo de alcohol durante el embarazo se tiene que evitar completamente! La única dosis segura de alcohol durante la gestación es la dosis cero.

Café y bebidas con cafeína. El café está permitido durante el embarazo, pero ha de consumirse con moderación. Los refrescos de cola, el té negro y el chocolate puro también contienen cafeína por lo que también hay que consumirlos con moderación.

La lechuga. La ensalada forma parte de una alimentación sana y hay que consumirla durante el embarazo con regularidad. Sin embargo, es recomendable lavar la lechuga a conciencia antes de consumirla.

Verduras. Durante el embarazo no se debe renunciar a la verdura pero hay que tener especial precaución y lavar la fruta y la verdura cuidadosamente. Es recomendable evitar comer fruta y verdura cruda y no lavada.

Pescado. Comer pescado es fundamental. Sin embargo, se debe evitar el pescado crudo o ahumado en frío (por ejemplo, el salmón ahumado). Durante el embarazo hay que consumirlo al vapor, al horno o a la plancha.

Sushi. El sushi tradicional está prohibido durante el embarazo por contener pescado crudo. Es una buena ocasión para que las entusiastas del sushi prueben la versión vegetariana de esta delicia culinaria de la cocina japonesa.

El helado de máquina puede contener salmonellas y listerias, por lo que está prohibido durante el embarazo. En cambio, no hay nada que objetar sobre el helado de frutas y el helado de leche.